El Tren Maya
y las extractivas

Existen 75 proyectos extractivos de energía en el sureste mexicano que se beneficiarían con el Tren Maya porque abarata costos de movilidad, logística y transporte de personas y materia prima. El 70% de los ingresos del Tren Maya será por transporte de carga, especialmente de combustibles. Como se puede ver en este mapa el proyecto funcionaría como plataforma de infraestructura para proyectos que han tenido graves impactos ambientales, sociales y de afectaciones a derechos humanos. La información que presentamos en el mapa corresponde a la ubicación de 48 de los 75 proyectos vigentes reportados por la Secretaría de Energía (SENER) y Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), entre 2018 y 2019. A la fecha de esta publicación la ubicación exacta del resto de proyectos está pendiente de ser entregada por las autoridades.

Ve el mapa completo

Siguiente Abajo

Empresas constructoras del Tren Maya

Las empresas beneficiadas para la construcción de la vía férrea que atravesará los estados de Campeche, Tabasco, Chiapas, Yucatán y Quintana Roo son, para el Tramo 1, el consorcio LAMAT, creado por Mota-Engil junto con una de las mayores constructoras asiáticas, China Communications Construction Company LTD, involucrada en actos fraudulentos en Filipinas. El Tramo 2 es de CICSA, de Grupo Carso, propiedad de Carlos Slim junto con la española FCC Construcción (Slim es accionista también). Esta última fue imputada en Panamá por actos de corrupción vinculados a Odebrecht. El Tramo 3 fue otorgado al consorcio Azvindi Ferroviario, creado por GAMI de Grupo Indi, de Manuel G. Muñozcano y Grupo Azvi, S.L. y su filial Construcciones Urales, S.A. de C.V. El Tramo 4 fue adjudicado a ICA de Bernardo Quintana. Actualmente no se ha otorgado contrato para la rehabilitación del tramo 5. Y los tramos 6 y 7 serían adjudicados a la SEDENA, de acuerdo a información de La Mañanera del 18 de marzo de 2020.